Pasos tras el fallecimiento de un familiar


Entre los diversos trámites legales que debemos realizar a lo largo de nuestras vidas, tal vez los más complejos a nivel emocional son aquellos relativos a la pérdida de un familiar. No resulta sencillo tener que organizar documentos e ir a instituciones públicas en un momento tan delicado y todo se complica si no conocemos que debemos hacer, es por este motivo que a continuación se destacan los pasos que se deben seguir tras el fallecimiento de un familiar:

  1. Reunir la debida documentación: cuando una persona muere existen tres documentos con los que es necesario contar inicialmente.
    1. Certificado de defunción: Este documento es importante porque además de ser el que deja constancia de la muerte, también contiene los datos acerca de la fecha y hora. Su solicitud puede realizarse ante el Registro Civil.
    2. Certificado de últimas voluntades: Para su expedición se requiere copia del certificado de defunción y la solicitud se realizará en el lapso de 15 días hábiles posteriores al fallecimiento. Mediante dicho documento se verifica la existencia de los distintos testamentos que el difunto realizó en vida.
    3. Certificado de seguro que avala la cobertura del fallecimiento: Si el difunto tenía seguro de vida, se verificará para comenzar los trámites con la compañía respectiva a fin de que de cumplimiento a sus obligaciones.
    4. Testamento: Lo siguiente es obtener el testamento, el cual ha de ser el más reciente entre los realizados.

En caso de que el fallecido no haya realizado testamento, pueden presentarse dos escenarios para determinar quiénes son los herederos:

  1. Declaración ante un notario: Procede cuando los herederos son familiares: cónyuge, ascendientes o descendientes. En este caso, deben dirigirse ante el Notario con dos testigos y dar fe de que son los únicos herederos del difunto.
  2. Declaración judicial: Cuando no hay familiares de los mencionados en el caso anterior: En este caso, el o los herederos pueden presentar su solicitud ante un juez, en cuyo caso también se requerirá del testimonio de dos testigos.
  3. Aceptación de la herencia: Una vez definidos los herederos, estos legalmente, tienen el derecho de expresar si aceptan o no la herencia. La aceptación puede ser expresa o tácita y también sujeta al beneficio de inventario. Pero también se les permite repudiarla.
  4. Inventario de bienes: La finalidad de ello es conocer el conjunto de bienes y deudas que conforman el activo y pasivo de la masa hereditaria. Esto es de suma importancia, ya que al aceptar una herencia también se incluyen las deudas del difunto.
  5. Avalúo de los bienes: Se realiza con el fin de lograr la partición de la herencia. De tal forma que se elabora un cuaderno particional, en el que se determina el valor de cada bien, la cuota parte de cada heredero y la manera en que será adjudicada.

Cuando hay varios herederos es necesario el acuerdo de ellos para proceder de forma sencilla con los pasos siguientes; sin embargo es posible que esto no ocurra, caso en el cual, tendrán que resolver su desacuerdo por vía judicial. En este supuesto, será necesario contar con la asesoría de un abogado de herencias que le represente en los juzgados.

  1. Pago de impuesto de sucesiones: Es un tributo cuya fijación varía entre otros aspectos, por la comunidad autónoma donde deba realizarse el pago, ya que es una competencia exclusiva de las mismas.

Dicha obligación tendrá que cumplirse en un plazo de seis meses, pudiendo otorgarse una prórroga previa solicitud.

  1. Entrega de los bienes: Una vez cumplidos los deberes tributarios, se hace entrega de los bienes, los cuáles habrán de ser debidamente registrados en el Registro de Propiedad o en la delegación de tráfico si se trata de un vehículo.